domingo, julio 25, 2010

Interminable espera













Que difícil es tener que dejarte ir

cuando mi alma pide a gritos que te quedes conmigo.

No es fácil disimular y pretender que nada ocurre entre tú y yo.

Estoy desecha, dolida… me siento impotente

quiero volar y mis alas están maltratadas

amarradas por el yugo de una espera interminable.

Estoy abatida, cansada de querer gritar y callar mi voz.

Estoy aburrida de poner en pausa mi vida,

de seguir en mi caracol mientras el tiempo pasa de prisa.

Estoy cansada de esperar algo que no se si algún día llegará.

¿Y qué si dejo de esperar?

¿Y qué si sigo adelante sin mirar atrás?

Dejaré de ser una adolescente en cuerpo de mujer.

Dejaré de mentir y de buscar excusas para irte a ver.

Volaré con un nuevo rumbo y viviré,

haré las cosas que quiero hacer,

pero no tendré la vida que quiero tener.

Quiero estar a tu lado y que todos vean que soy tu amor,

pero ahora no se puede y no sé si algún día se podrá.

¿Por cuánto tiempo más tendré que esperar?

Se me acabará la vida y no podré volver atrás.

¿Y si continúo esperando y lo que quiero nunca sucede?

En mi lecho de muerte me arrepentiré por no haber seguido mi rumbo

y por morir en vida esperando por una ilusión que nunca se dio.

¿Y si desisto y consigues tu libertad cuando ya yo no esté aquí?

En los brazos de otro me arrepentiré por no haber continuado esperando

y querré volver a ti...

Pero ya tú no estarás para mí.

1 comentario:

Saraí dijo...

Saludos!

Mi nombre es Saraí Meléndez y estoy realizando una tesis sobre la relación de los relacionistas profesionales con los blogueros. Haz clic sobre el enlace para contestar un cuestionario sencillo.

Te agradeceré que lo compartas con tus amigos blogueros.

¡Gracias mil!

Saraí Meléndez


https://www.surveymonkey.com/s/DLR7GC7